No me dejes

No me dejes.

No puedo vivir

sin el roce

de tus caricias porosas.

Sin tu aleteo frágil.

Sin tu perfume

de bosque caído,

de estantería sucia,

de termita.

Qué haré.

Cuando me abandonen

tus palabras,

tu aliento de tinta.

Qué letanías

rellenarán mis noches.

No sabré

qué soñar.

Sin ti

solo me queda

un eco blanco

en el cráneo.

No me dejes.

No puedo vivir

sin el roce

de tus caricias porosas.

Sin tu aleteo frágil.

Sin tu perfume

de bosque caído,

de estantería sucia,

de termita.

Qué haré.

Cuando me abandonen

tus palabras,

tu aliento de tinta.

Qué letanías

rellenarán mis noches.

No sabré

qué soñar.

Sin ti

solo me queda

un eco blanco

en el cráneo.

No me dejes…

Serpiente dorada

Entre el estrépito de los mechones rubios

encontré una serpiente dorada.

Lucía unos pendientes jázaros

y conocía las palabras hundidas de los atlantes.

En los atardeceres viejos

inventaba números

y decía que las frutas

le sabían a planeta.

Me regaló la semilla elástica

de su ojo izquierdo

antes de perderse nuevamente

en el bullicio soleado de la cabeza.

Se ahogarán…

Se ahogarán tus hijos

en la luz viscosa

de mi luna craquelada.

Los hijos de tus hijos

tendrán la sangre blanca

y no conocerán los relojes.

Te besará los tobillos

una nube de crótalos.

Tu único cielo

será una panza de avispa

y te estallará la piel

con un estruendo de langostas.

El agua que bebas

se volverá sudor de moscas

y solo comerás

tu propia carne.

Un ardor de estrella quemará la oscuridad

durante cuarenta días

y yo perviviré

con mi hambre de cocodrilo

y mis palabras galácticas

y tú serás

un pedazo de olvido pútrido entre mis dientes.

Piel de tambor

Amor,

me pones la piel de tambor

cuando me tumbas y ronroneas

bum bum bombón bum bum.

Siento hambre de hombre y de sombra,

de tus bembas de bombón.

Bum bum bombón bum bum.

Tus manos umbrosas me cimbrean,

me camban, me comban, me abomban.

Bum bum bombón bum bum.

El borboteo de tu saliva

se me derrama en las orejas.

Bum bum bombón bum bum.

Cae bramando la tromba de tus dedos

hacia el timbre entre mis muslos.

Bum bum bombón bum bum.

Encumbro tarumba tu nombre,

se escapa el ámbar de mi cuerpo.

Bum bum bombón bum bum.

Todo esto no es cierto

Las legañas del gato sobre el alféizar,

la arruga caliente sobre la sábana

y la saliva en el fondo del vaso.

Una vez dije “en este día grumoso”

y los ojos se murieron en sus cuencas.

Decidí dormir durante cincuenta y siete años

y desperté con una sinceridad cretense.

Sin embargo, seguías sin creer

el drama de las cerezas sobre el precipicio,

la soledad de la cáscara en las noches verdes.

I Certamen “Poesía erótica canaria 2013”

El pasado sábado se celebró el acto de entrega de premios del I certamen “Poesía erótica canaria 2013”, que se convocó con motivo de San Valentín.

Fruto de esta convocatoria surgió el libro Poesía erótica canaria. Selección 2013, con una portada de Octavio Macías. Tengo la suerte de formar parte de esta sensualísima colección de poemas, junto a algunos amigos y compañeros de taller.

Les dejo con mi poema.

Título: “Dormir”

Me dejas

con este temblor de pétalo

en la carne,

con este rastro febril de saliva

en los pezones,

con esta miel amarga de germen

en la boca.

Quédate.

Una vez.

Déjame besar

tu glande lento y pegajoso,

enroscar la lengua

en tu ombligo,

rumiar el vello

estremecido de tu pubis.

Yo custodiaré

la rosa de tu aliento,

tus mordeduras blancas,

el aleteo de tus pulgares.

Puedo lamer

las pesadillas

de tus ingles,

ronronear

un cuento de esfinge

interminable.

Quédate.

Dormiremos.

Poesía erótica canaria

Certamen 20 poemas al mar: “Amarino”

Este poema ha sido seleccionado para componer un cuaderno titulado Veinte poemas al mar. La convocatoria se inscribe dentro del marco del II Festival Atlántico de Poesía, organizado por diversas entidades (Centro Canario Estudios Caribeños, NACE y el Área Cultural Diego Casimiro). Los poemas seleccionados serán leídos por sus autores el 20 de septiembre en el Ateneo Ciudad Galdós en Las Palmas de G.C. Si quieres saber más, el II Festival Atlántico de Poesía también está en facebook.

Amarino

Un rumor ronco de lava y roca

me borbotea en las entrañas

al pensar

en las escamas frías de tus manos,

en la telaraña de tus besos,

en tus perdidos ojos de pez.

Deberías verme ahora,

con qué gracia me espumea el cabello,

mi elegancia de alga,

mis senos coralinos.

Puedes guardarte tu lengua de caracola.

No quiero más noches viscosas

sobre mi lecho de olas rugientes.

No quiero más sal en mi boca

ni el tentáculo de tus abrazos.

Ya no soportaba

aquel silencio de erizo.

Olvidaré

como olvidan las samas.

Y tú

en lugar de huesos blancos

tendrás esta blanca espuma

para recordarme.