Helena

Helena,

después de hacer el amor

suave,

detenida,

minuciosamente,

después de dejarse entrar,

de dejarse apretar la carne blanda,

apoyaba,

cuidadosa,

la cabeza del amante

sobre sus pechos tibios.

Poco a poco

introducía un pezón

en la boca del hombre que,

instintivamente,

lo chupaba

y succionaba la leche

caliente y amarga

de sus senos.

Helena alimentaba así a sus amantes

hasta que se quedaba vacía.

Sabía que cuando uno de ellos regresaba

no era por nostalgia de su piel

o de sus piernas,

ni por ausencia de sus palabras dulces.

Era por la leche,

caliente y amarga,

que brotaba de sus pechos.

I Certamen “Poesía erótica canaria 2013”

El pasado sábado se celebró el acto de entrega de premios del I certamen “Poesía erótica canaria 2013”, que se convocó con motivo de San Valentín.

Fruto de esta convocatoria surgió el libro Poesía erótica canaria. Selección 2013, con una portada de Octavio Macías. Tengo la suerte de formar parte de esta sensualísima colección de poemas, junto a algunos amigos y compañeros de taller.

Les dejo con mi poema.

Título: “Dormir”

Me dejas

con este temblor de pétalo

en la carne,

con este rastro febril de saliva

en los pezones,

con esta miel amarga de germen

en la boca.

Quédate.

Una vez.

Déjame besar

tu glande lento y pegajoso,

enroscar la lengua

en tu ombligo,

rumiar el vello

estremecido de tu pubis.

Yo custodiaré

la rosa de tu aliento,

tus mordeduras blancas,

el aleteo de tus pulgares.

Puedo lamer

las pesadillas

de tus ingles,

ronronear

un cuento de esfinge

interminable.

Quédate.

Dormiremos.

Poesía erótica canaria