Contra la gravedad

Mi microcuento “Contra la gravedad” ha sido seleccionado para formar parte de la revista El abreviadero, de La pulga editorial.  Échenle un vistazo a la revista, todos los microcuentos finalistas están bastante bien. El mío pueden leerlo a continuación.

Contra la gravedad

Por fin, después de treinta años, Elías había conseguido desarrollar el antídoto contra la gravedad. Esa gravedad odiosa, asfixiante, que lo había oprimido durante toda su vida. Sin pensarlo, se inyectó el antídoto. Al principio fue solo la risa, constante, rumorosa, que sustituyó a la respiración. Poco a poco, dejaron de importarle las probetas, las noticias, las facturas. Sus pies se elevaban ocho centímetros del suelo cuando se volvió indiferente al llanto de Elena. Al cabo de tres meses flotaba sin control y había olvidado los puñetazos de su padre. Se elevaba felizmente. Fue al dejar la atmósfera cuando se dio cuenta de que no había inventado un antídoto contra la muerte, pero no le importó.