Cosmogonía

A Pupu Wachilam Apokteke el polvo de las estrellas le hizo pegar un gran estornudo. Así se crearon las montañas y los mares y todo lo que hay sobre la tierra. Pero Pupu Apokteke detestaba no tener con quien conversar, de modo que decidió construir una criatura que pudiese hablar igual que él. Primero hizo hombres con la madera de los árboles. Mas sus lenguas de palo solo hacían tic-tic, toc-toc. Además, estaban siempre muy tristes porque no podían abrazarse sin comenzar a arder. Por eso, de tanto llorar, sus cuerpos acabaron pudriéndose y abandonaron al dios.

Entonces Pupu Apokteke hizo hombres con las nubes. Mas sus lenguas las deshacía el viento antes de que pudiesen decir palabra. Al final, todos se durmieron porque les parecía que un mundo en el que nada fuese permanente debía de ser un sueño y abandonaron al dios.

Entonces Pupu Apokteke quiso hacer hombres de las sardinas y se horrorizó al comprobar que tenían los ojos vacíos. Sus lenguas de peces solo sabían hacer burbujas y daba miedo contemplar cómo se miraban sin verse en la fría oscuridad del océano. Por ello les quitó la vida y de este modo abandonaron al dios.

Entonces Pupu Apokteke decidió cortarse la lengua y hacer hombres de carne. Mas sus creaciones se giraron orgullosas hacia él y le hablaron con auténticas palabras: “No creas, dios, que tú nos has creado. Hemos sido nosotros quienes te hemos hecho con nuestras palabras. Ahora ya no tienes poder porque te hemos dejado mudo. Vete y no vuelvas a molestarnos”. El dios quiso hablar y deshacer a aquellos seres con palabras terribles, pero se dio cuenta de que ya no tenía lengua. Espantado de sí mismo, pensando que era él la creación de aquellas criaturas temibles, Pupu Apokteke abandonó a los hombres y no volvió nunca más. 

El cómic de “Cosmogonía”

Este microcuento loescribí hace mucho tiempo en un reino muy lejano. Apareció en La Bohemia en octubre de 2010 y, lo más interesante, recientemente mi amiga Stephanie Tacoronte van Ommen lo ha traducido al inglés y ha hecho una versión en cómic. Este año está terminando Bellas Artes en Holanda y la muchacha es una todoterreno. Por aquí lo dejo todo, para quien guste.

En español.

A Pupu Wachilam Apokteke el polvo de las estrellas le hizo pegar un gran estornudo. Así se crearon las montañas y los mares y todo lo que hay sobre la tierra. Pero Pupu Apokteke detestaba no tener con quien conversar de modo que decidió construir una criatura que pudiese hablar igual que él. Primero hizo hombres con la madera de los árboles. Mas sus lenguas de palo solo hacían tic-tic, toc-toc. Además, estaban siempre muy tristes porque no podían abrazarse sin comenzar a arder. Por eso, de tanto llorar, sus cuerpos acabaron pudriéndose y abandonaron al dios. Entonces Pupu Apokteke hizo hombres con las nubes. Mas sus lenguas las deshacía el viento antes de que pudiesen decir palabra. Al final, todos se durmieron porque les parecía que un mundo en el que nada fuese permanente debía ser un sueño y abandonaron al dios. Entonces Pupu Apokteke quiso hacer hombres de las sardinas y se horrorizó al comprobar que tenían los ojos vacíos. Sus lenguas de peces solo sabían hacer burbujas y daba miedo contemplar cómo se miraban sin verse en la fría oscuridad del océano. Por ello les quitó la vida y de este modo abandonaron al dios. Entonces Pupu Apokteke decidió cortarse la lengua y hacer hombres de carne. Mas sus creaciones se viraron orgullosas hacia él y le hablaron con auténticas palabras: “No creas, dios, que tú nos has creado. Hemos sido nosotros quienes te hemos hecho con nuestras palabras. Ahora ya no tienes poder porque te hemos dejado mudo. Vete y no vuelvas a molestarnos”. El dios quiso hablar y deshacer a aquellos seres con palabras terribles, pero se dio cuenta de que ya no tenía lengua. Espantado de sí mismo, pensando que era él la creación de aquellas criaturas temibles, Pupu Apokteke abandonó a los hombres y no volvió nunca más.

In English.

Stardust made Pupu Wachilam Apokteke sneeze loudly. This way mountains and seas and everything on Earth was created. But Pupu Apokteke felt that he had no one to talk to and decided to make a creature that could speak just as he did. First he made men with the wood of the trees. But their wooden tongues would only do tic-tic, toc-toc. Furthermore, they were always very sad because they couldn’t hug without bursting out in flames. Because of crying so much, their bodies ended up rotting and they left the god. Then Pupu Apokteke made men from the clouds. But their tongues disappeared in the wind before they could say a word. Finally, they all fell asleep as they thought that a world where nothing was permanent should be a dream. Then Pupu Apokteke wanted to make men from sardines and he was really shocked to find out that their eyes were empty. But their fish tongues could only make bubbles and it was scary to see how they looked at each other without seeing in the cold darkness of the ocean. So he took away their lives and this way, they left the god. Then Pupu Apokteke decided to cut off his tongue and make men of flesh. But his creations looked down on him proudly and talked to him with real words: “Do not believe, god, that you created us. We have made you with our words. Now you don’t have power anymore because we have taken away your voice. Leave and don’t bother us ever again”. The god wanted to talk and destroy those creatures with terrible words, but he found out that he had no tongue anymore. Scared of himself and thinking he was the creation of those creatures, Pupu Apokteke abandoned men and never returned.

Cómic.